El Fundador de Ananda

swami-kriyananda-in-blue-habit-2009Swami Kriyananda – fundador (1926 – 2013)

Swami Kriyananda (J. Donald Walters) fue uno de los más destacados maestros espirituales y practicantes de los  principios sagrados del Yoga en el mundo actual.

En 1948 a la edad de veintidós años, Swami Kriyananda (J. Donald Walters) se convirtió en discípulo del maestro de yoga de la India, Paramhansa Yogananda. A petición de Yogananda, Swami Kriyananda dedicó su vida a la docencia y la escritura, ayudando a otros a experimentar la presencia viva de Dios en su interior. Enseñó en cuatro continentes y en siete idiomas en el transcurso de 65 años. Sus charlas, sus 400 piezas de música y sus más de 150 libros, han transformado las vidas de millones de personas. Swami Kriyananda tomó las antiguas enseñanzas de Raja Yoga y las hizo prácticas y de utilidad inmediata para las personas de todos los ámbitos de la vida. Sus libros y enseñanzas hablan de la integración de la vida espiritual en todos los aspectos de la vida diaria: la vida empresarial, el liderazgo, la educación, el matrimonio, las artes, la comunidad y la ciencia. Escribió extensos comentarios sobre la Biblia y el Bhagavad Gita, ambos basados en las enseñanzas de su maestro, Paramhansa Yogananda.
swami-kriyananda-with-children

A Swami Kriyananda se le conoce como el “padre del movimiento de comunidades intencionales”, que comenzó en los Estados Unidos a finales de 1960. Inspirado por el sueño de Yogananda de establecer comunidades espirituales, en 1968 fundó la primera de lo que ahora son 10 las comunidades Ananda en todo el mundo. La comunidades proporcionan un ambiente de apoyo de “la vida simple y aún pensamiento elevado”, a más de 1.000 residentes que trabajan juntos y viven los principios espirituales que Yogananda recomendó.

 

 

The New PathEn su autobiografía “El Nuevo Sendero” relata su propia búsqueda espiritual y los años que pasó de aprendizaje con Yogananda. “El Nuevo Sendero” es considerado por muchos como el compañero de la “Autobiografía de un Yogui” de Paramhansa Yogananda.

En 1968 fundó Ananda Village, la primera comunidad de Ananda, donde el yoga toma vida y es un laboratorio viviente para las enseñanzas de Yogananda. Cuenta con unos 200 residentes y unos 60 niños, un centro de retiros llamado Expanding Light, negocios de la comunidad, negocios privados, una escuela para niños de 3 a 17 años llamada Living Wisdom School  (Escuela de la Sabiduría Viviente.) Desde su fundación Ananda se ha convertido en un movimiento mundial basado en las enseñanzas de Paramhansa Yogananda, basado  principalmente en la práctica de Kriya Yoga.

En la actualidad Ananda cuenta con comunidades en Asís, Italia; Delhi, India; Nevada City, Palo Alto y Sacramento en California, Portland, Oregon, Seattle, Washington, Hopkinton, Rhode Island y numerosos centros y grupos de meditación esparcidos por todo el mundo.

Honores y Premios

  • Premio Faro de Luz a la Trayectoria, presentado por el Consejo Nacional Inter religioso (2007).
  • Premio Pionero en Yoga , presentado por la Asociación de Yoga de Los Angeles (2007).
  • Receptor de la Medalla de Julio César en Roma en 2007, representa la llave de la ciudad, y es conferida como uno de los más grandes honores a los jefes de Estado.
  • Galardonado con el Premio 2007 del Consorcio Ponte Per i Libri  (Premio Puente del  Consorcio para Libros) para ”afirmar los principios de la unión entre el este y el oeste, extendiéndose por todo el mundo los antiguos principios del Yoga y las enseñanzas espirituales de la más alta tradición de la India  de la Realización del Ser, haciéndola práctica y al mismo tiempo accesible a las personas de todos los niveles sociales, y aplicable en todos los ámbitos de la vida cotidiana. (2007).
  • Miembro del Club Internacional de Budapest. Otros miembros incluyen a Mijail Gorbachov, el Dalai Lama y el arzobispo Desmond Tutu. (2005).
  • Ganador del Premio Internacional a la Bondad, entregado por Tara Gandhi, nieta de Mahatma Gandhi. Entre otros galardonados se encuentra el Dalai Lama. MILAN, Italia (2004).
  • Premio a la Trayectoria de Vida, Unidad en Conferencia de Yoga, Snowmass, Colorado (1995).

“Swami Kriyananda es un hombre de sabiduría y compasión en acción, verdaderamente una de las principales figuras en el mundo espiritual de hoy.  Su obra y vida de servicio desinteresado son una inspiración para todos nosotros.”

-Lama Surya Das, autor del Despertar del Buda Interior.

El 21 de abril del 2014 se cumple el primer aniversario de cuando Swami Kriyananda dejó su cuerpo. Recientemente alguien nos preguntó como ha sido este período, tanto para Ananda como para nosotros personalmente. La pregunta me dió la oportunidad para reflexionar sobre lo que hemos vivido y experimentado en estos doce meses.

l1-av-joy-statue-hansa-3001

Entrada a Ananda Village en Nevada City, California. El Simbolo representa que la alegría está dentro de nosotros

El legado que Swami Kriyananda dejó, tiene aspectos externos e internos.  El aspecto externo fue expresado en su liderazgo espiritual, ahora reflejado en el crecimiento dinámico y expansivo de Ananda. Este año, Jyotish y yo hemos tenido la oportunidad de visitar prácticamente todas nuestras comunidades: en Asis, Italia, India, México y en los Estados Unidos. En todas partes hemos visto un espíritu creciente de dedicación a nuestro Gurú y compromiso de servir a los demás como se refleja en muchos de los nuevos proyectos creativos que estamos haciendo. Pero también hay un aspecto interno de la herencia de Swamiji: su magnetismo espiritual. Hemos hablado con muchas personas en este año, algunas de las cuales nunca conocieron a Swamiji, que han soñado con él y les llenaron de bendiciones. Otros nos han dicho que han sentido su presencia amorosa con más fuerza en sus vidas ahora que él no esta en su cuerpo.

Recientemente hemos escuchado la historia de una mujer que empezó a ir a clases de meditación de Ananda. El 21 de abril tuvieron la presentación de la película sobre Ananda: “Encontrando la Felicidad.” Esta persona se emocionó mucho hacia el final de la película, cuando Swami estaba bendiciendo a Juliet. En ese momento sintió fuertemente que Swami iba dejar su cuerpo. Esto fue sobre las 19hr y Swami dejo su cuerpo a las 23hrs (hora de California) en Italia. A los pocos días tuvo que ir a urgencias con un dolor numero 10 (10 es el máximo en la escala de dolor). Después de seis horas de intenso dolor, recordó lo que había aprendió en las clases de meditación y lo puso en practica. La primera respiración era como si la cortaran en dos. Poco a poco se relajó hasta el punto de poder subir la energía al ojo espiritual, en ese momento vio aparecer la cara de Swami que le sonrió y el dolor desapareció totalmente. Hay muchas historias como estas que podríamos contar.

Para nosotros personalmente, este año ha sido como la maduración de la amistad divina, y una apreciación profunda por su constante interés en nuestro bienestar espiritual. Nuestra relación con él se ha convertido, paradójicamente, más impersonal y personal al mismo tiempo: más impersonal en el sentido de que puedo sentir que su amor por todos nosotros nunca fue a un nivel humano. Y más personal por su esfuerzo continuo que nos ofrece para ayudar a cada uno de nosotros a través de la maraña de nuestro karma individual para encontrar nuestra libertad en Dios.

Hace unas semanas estábamos dando el servicio dominical en nuestra comunidad en Sacramento. En la pared de la parte posterior del local había dos fotos grandes, una era de uno de los maestros y la otra de Swamiji. Mientras miraba la foto de Swamiji, un haz de luz de una ventana iluminó su rostro. A continuación, el haz se trasladó y brillaba en la pared blanca al lado de su foto. Me vino la idea: “Eso es en lo que te has convertido Swamiji, en luz pura.” También parecía que el Maestro estaba expresando las palabras de una de las canciones de Swamiji: “Este es mi Hijo, que me ha complacido. Nada de sí mismo queda, solamente luz pura.” Esa luz esta con nosotros ahora y siempre, especialmente cuando nos acercamos a ella.

¡Que todos seamos uno con esa Luz!

Nayaswami Devi

No se admiten más comentarios