Perpetua Transformación

image-73Por el paseo del río, a partir de ahora, y probablemente hasta el verano, casi todas, si no todas, mis cartas, serán por el paseo del río. Escribo “hasta el verano” y recuerdo que en casa de mi abuela paterna cualquier frase que se refiriera al futuro terminaba: “Si Dios quiere”. “Hasta el verano, si Dios quiere”. Y no sólo en la casa, en el pueblo todos los vecinos trataban así del futuro; incluso cuando se despedían en la calle por la noche, y cuando yo era niña todo el mundo en aquel pueblo se despedía antes de retirarse a casa, la despedida era: “Hasta mañana, si Dios quiere”.

Cuando era niña esto me parecía una simple muletilla, ¡estaba claro que al día siguiente volveríamos a vernos! Ahora, sin embargo, lo encuentro lleno de significado; no sólo sé que “ese” verano puede llegar o no, sino que todo está en perpetuo cambio, en perpetua transformación. Quién puede conocer qué manifestación adoptará la vida en la próxima hora. Pero también sé que adopte la forma que adopte, ésa será una manifestación de la Conciencia.

Qué significativo entonces terminar toda alusión al futuro diciendo “Si Dios quiere”, abandonarse en la Conciencia y aceptar que tome el que camino que tome nuestra vida, será el que se nos tiende para avanzar. “Si Dios quiere” que continúe paseando por el río hasta que llegue el verano, si la Conciencia continúa manifestando este cuerpo, esta forma física y mental que pasea a lo largo del río, quisiera tratar de escucharla y seguir su melodía que me acompaña. Si cuando llegue el verano la manifestación es otra, sé que Su melodía continuará sonando, no cesará de sonar, y estaré tarareándola mientras me acompaña.

Desde el deseo de vivir en el alma,

Tyagi Indrani Cerdeira
Editora de Ananda Ediciones

No se admiten más comentarios